Cómo hacer y consejos rápidos

Cómo: limpiar bronce


Duradero y resistente a la corrosión por agua, el bronce tiene un brillo cálido y encantador que se muestra a la perfección cuando se elabora con joyas y acentos de decoración del hogar como herrajes, jarrones y candelabros. Con el tiempo, sin embargo, el bronce tiende a adquirir una pátina verdosa, lo que no es sorprendente cuando se aprende que el bronce es una aleación compuesta típicamente de 88 por ciento de cobre y 12 por ciento de estaño.

Si bien algunas personas aprecian la pátina, imparte un aire de gran edad, incluso si en realidad es una pieza bastante nueva, la mayoría prefiere restaurar el bronce a su brillo original. Afortunadamente, no necesita productos químicos malolientes o potencialmente cáusticos para limpiar el bronce y pulir el metal; de hecho, puede hacer el trabajo fácilmente con solo unos pocos ingredientes domésticos. Aquí hay dos métodos fáciles y efectivos para limpiar el bronce.

MÉTODO 1: LIMPIEZA DE BRONCE CON LIMÓN

Esta primera opción es de trabajo rápido pero requiere mucha grasa en el codo.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Trapos suaves
- Tazón pequeño
- Bicarbonato de sodio
- Jugo de limon
- Guantes de goma
- Cepillo de dientes (opcional)
- Aceite de oliva

PASO 1
Primero, enjuague sus joyas o decoración de bronce en agua tibia para eliminar el polvo. Seque el metal con una toalla o trapo suave y limpio.

PASO 2
Vierte dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un tazón pequeño.

PASO 3
Gotee el jugo de limón, ya sea fresco o concentrado, muy lentamente sobre el bicarbonato de sodio hasta que la mezcla esté lo suficientemente húmeda como para crear una pasta de consistencia similar a la pasta de dientes. Es posible que vea un poco de burbujeo o un poco de efervescencia durante un minuto o dos; esto es normal.

ETAPA 4
Proteja sus manos con guantes ligeros de trabajo doméstico y luego aplique la pasta de limpieza sobre su pieza de bronce, usando sus dedos si la pieza es pequeña o un trapo si es grande. Si la pieza tiene muchos recovecos o recortes adornados, use un cepillo de dientes viejo para pegar la pasta en las grietas.

PASO 5
Con un paño de pulido, un trapo suave o un trozo de una camiseta vieja, trabaje la pasta en el metal con pequeños movimientos circulares. Concéntrese en las áreas especialmente pesadas de pátina. Continúa frotando hasta que no veas más puntos obvios.

PASO 6
Deje que la pasta permanezca en el bronce durante media hora.

PASO 7
Enjuague bien el bronce con agua tibia, frotando con los dedos para eliminar toda la pasta.

PASO 8
Seque suavemente su bronce con un segundo paño suave. Si la pátina persiste, repita los pasos anteriores.

PASO 9
Aplique dos o tres gotas de aceite de oliva en su trapo y pula suavemente el bronce limpio para resaltar su brillo apagado.


MÉTODO 2: LIMPIEZA DE BRONCE CON SAL

Este plan lleva un poco más de tiempo, pero no tendrá que frotar tanto.

MATERIALES Y HERRAMIENTAS Disponibles en Amazon
- Trapos suaves
- Tazón pequeño
- Sal de mesa
- Harina blanca
- Vinagre blanco
- Guantes de goma
- Aceite de oliva

PASO 1
Enjuague sus joyas o decoración de bronce con agua tibia para eliminar el polvo, y luego seque la pieza con un trapo limpio y suave.

PASO 2
En un tazón pequeño, combine dos cucharadas de sal de mesa y dos cucharadas de harina blanca.

PASO 3
Lentamente gotee vinagre blanco en el tazón, mezcle hasta que el limpiador tenga la consistencia de una pasta espesa.

ETAPA 4
Proteja sus manos con guantes de goma delgados y use sus dedos o un trapo limpio para frotar la pasta sobre el bronce. Frote en círculos pequeños para trabajar la pasta sobre toda la superficie del metal, incluidas las grietas.

PASO 5
Deje que la pasta permanezca en el bronce durante una hora o más.

PASO 6
Use agua tibia para enjuagar la pasta, frotando suavemente para eliminar cualquier residuo.

PASO 7
Seque el bronce con un trapo suave y limpio.

PASO 8
Aplique una o dos gotas de aceite de oliva al trapo, y luego pula el metal para que brille.


Mantenga su bronce con el mejor aspecto

Después de haber seguido cualquiera de los pasos para limpiar el bronce, puede mantener su brillo siguiendo estos consejos:

• Regularmente desempolve estatuas y decoración de bronce. Si el polvo es espeso, enjuague la pieza con agua tibia para eliminarla y luego seque el metal completamente con un paño suave.

• Guarde sus joyas de bronce, monedas y objetos de valor que no se exhiben en bolsas de plástico herméticas para reducir la exposición al oxígeno. Es este proceso de oxidación que crea pátina.

• Aplique humectante, protector solar, maquillaje y otros productos para el cuidado de la piel antes de ponerse joyas de bronce.

• Frote sus joyas de bronce con un paño suave después de cada uso para eliminar los aceites corporales.

• Nunca use sus joyas de bronce en una piscina, ya que el cloro se desgasta en el metal.